Alain Thys tiene la misión de hacer del mundo un lugar más agradable para los clientes y no solamente porque es algo bueno sino porque él ha aprendido que la centralidad en el cliente es probablemente la estrategia más rentable que cualquier negocio pueda emprender.